Directory Plazza
Acción Significativa Familiar 2015 Imprimir
Jueves, 26 de Noviembre de 2015 15:04

Acción Significativa Familiar

En familia preparemos juntos el Nacimiento o el Belén Contemplemos el rostro misericordioso del Padre en Jesús Niño

“San Francisco de Asís quedó tan sobrecogido por el misterio de la Encarnación que quiso volver a presentarlo en Greccio, Italia haciendo un pesebre viviente, convirtiéndose de este modo en el iniciador de una larga tradición popular que todavía conserva hoy su valor para la evangelización. El Belén o Nacimiento nos puede ayudar, de hecho, a comprender el secreto de la verdadera Navidad, porque habla de la humildad y de la bondad misericordiosa de Cristo, que «siendo rico, por nosotros se hizo pobre» (2 Corintios 8, 9).

Su pobreza enriquece a quien la abraza y la Navidad trae alegría y paz a quienes, como los pastores, acogen en Belén las palabras del ángel: «esto les servirá de señal: encontrarán un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lucas 2, 12). Sigue siendo el signo también para nosotros, hombres y mujeres del siglo XXI. No hay otra Navidad” (Benedicto XVI).Para ayudar a vivir en familia esta hermosa tradición les proponemos estas orientaciones expuestas por una madre de familia que junto con su esposo preparan y montan el Nacimiento con toda su familia.

1. Dedicar tiempo a montar el Belén o Nacimiento en casa. Colaboramos todos, y cada uno aporta lo mejor de sí mismo. Es como algo que les va atrayendo cada vez más, a fuerza de poner empeño. Para que todos tengan interés por montar el Nacimiento es importante incorporar algunas tradiciones que realmente cautivan.

2. Decidir juntos cómo vamos a montar el nacimiento; qué pondremos en él; qué materiales usaremos; cómo haremos la decoración.

3. Luego, entre todos vamos a recoger y buscar lo que utilizaremos para prepararlo. Por ejemplo: recoger hierbas, musgo, piedras, arbustos, aserrín, cartones, maderas,.... cualquier cosa que pueda convertirse en un elemento de nuestro nacimiento. Los más pequeños se apasionan por encontrar algo que pueda ser útil, y se les despierta la imaginación. Con esa excusa, toda la familia hace una actividad común.

4. Buscar las figuritas en la tienda o fabricarlas de papel o cartón o de yeso o de barro o de plástico reciclado. Para ayudarse en esta preparación pueden buscar en internet algunas ideas. Por ejemplo, poner en el buscador: belén recortable.

5. Para poner el nacimiento, hay que preparar la casa, renunciar a una parte nuestra para plantar el Belén en el centro, a pesar de los inconvenientes. Exige un trabajo extra sacar todo lo que tenemos del Nacimiento del año pasado. La ilusión que produce en los pequeños ir descubriendo el contenido de cada una de ellas, un año más, compensa todos nuestros esfuerzos.

6. Después viene la puesta en escena. Entre todos vamos dando algunas ideas y nos vamos poniendo de acuerdo. Y así vamos colocando todo donde va. Una idea importante: aunque se ponga otras cosas no es bueno recargarlo mucho y lo importante es que se vea a Jesús, María y José.

7. Como estamos en el Jubileo de la Misericordia sería bueno colocar bolas de Navidad poniéndoles a cada una el nombre de una obra de misericordia.

8. Pasada la fase técnica, le sigue la más artística, de pequeños elementos decorativos como la hierba, el serrín, la arenita... Todas las hierbas y otros elementos recogidos encuentran ahora su utilidad. Los pequeños son, ahora, los auténticos protagonistas.

9. Se puede poner una estrella con esta frase bíblica debajo: “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios nos visita el Sol que nace de lo alto” (cfr Lc 1, 78).

10. Es bueno que en familia visitemos el Belén o Nacimiento de la Parroquia y los de las familias del Sector.